Síguenos:

La Torre Eiffel, el gigante de hierro consagrado como icono mundial

Conmemorando el Día Internacional de la Torre Eiffel este 31 de marzo, exploramos su historia y revelamos fascinantes curiosidades sobre este monumento icónico que ha atraído a millones de visitantes desde su construcción.

Redacción - Actualizado: 30/3/2024 16:47
Imagen principal de la noticia
Fotografías: Adobe Stock
Fotografías: Adobe Stock

La Torre Eiffel, erigida como exhibición temporal para la Feria Mundial de París de 1889 en conmemoración del centenario de la Revolución Francesa, fue diseñada originalmente para ser desmantelada después del evento. Sin embargo, la instalación de una antena de radio y un transmisor de telegrafía inalámbrica por parte de Gustave Eiffel convenció al gobierno francés de su valor permanente. Hoy en día, la Torre Eiffel continúa siendo un centro de transmisión de programas de radio y televisión en todo el mundo, además de ser uno de los monumentos más emblemáticos y visitados del planeta.

Algunas curiosidades sobre la Torre Eiffel

¿Sabías que el tamaño de la Torre Eiffel puede cambiar?

Una de las curiosidades más sorprendentes es que la Torre Eiffel cambia de tamaño a lo largo del año debido a las variaciones de temperatura. El metal con el que está construida se contrae durante el invierno y se expande durante el verano, lo que provoca fluctuaciones en su altura. Esta estructura también está diseñada para resistir vientos fuertes, aunque se balancea durante tormentas severas, y bajo la influencia del sol, se inclina ligeramente debido a la exposición desigual a los rayos solares.

El despacho de Gustave Eiffel

En la cima de la Torre Eiffel, el arquitecto Gustave Eiffel construyó una habitación privada donde realizaba experimentos y recibía a distinguidos visitantes, como el famoso inventor Thomas Edison, aunque actualmente está cerrada al público.

20.000 bombillas alumbran la Torre Eiffel

Por las noches, la Torre Eiffel se ilumina con la deslumbrante luz de 20,000 bombillas LED, que parpadean en rápida sucesión para crear un efecto centelleante inspirado en los flashes de las cámaras. Este espectáculo de luces, que se lleva a cabo cada hora desde el atardecer hasta la 1 de la madrugada, agrega un toque mágico al horizonte de París y atrae a visitantes de todo el mundo.

Una mano de pintura cada 7 años

A lo largo de los años, la Torre Eiffel ha sido repintada varias veces para protegerla contra la oxidación, utilizando un proceso manual que implica decapar, limpiar y aplicar capas de pintura. En concreto, este proceso se realiza cada siete años. Este mantenimiento asegura su longevidad y preserva su distintivo color marrón, compuesto por tres tonos que van desde el más oscuro en la parte superior hasta el más claro en la base. Esta pintura en tres tonos busca contrarestar el efecto del punto de fuga (pérdida de color al ganar altura cuando se visualiza desde el suelo).

Hitler ordenó su destrucción

A pesar de su estatus como ícono cultural, la Torre Eiffel también estuvo en peligro durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Hitler ordenó su destrucción junto con toda París. Afortunadamente, la orden nunca se llevó a cabo, y la Torre Eiffel permaneció como un símbolo de resistencia y esperanza durante uno de los momentos más oscuros de la historia europea.

La Torre Eiffel se construyó en un tiempo récord: dos años, dos meses y cinco días. En su construcción se emplearon cerca de 7.000 toneladas de hierro pudelado. Cuenta con más de 18.000 piezas, y 2.500.000 remaches.

Este icono mundial recibe cada año una media de siete millones de visitas, siendo el monumento más visitado del mundo. Desde su inauguración, han sido más 250 millones las personas que lo han visitado. Sus primeros visitantes ilustres fueron los miembros de la familia real británica.

La Torre Eiffel ha dejado una marca indeleble en la historia de la arquitectura y el turismo. Desde su apertura al público en la Exposición Universal de 1889, ha cautivado a millones de personas y se ha convertido en un emblema no solo de París y Francia, sino del ingenio humano y la belleza arquitectónica.

Contenido archivado en:
ViajesTurismoTorre EiffelParísFrancia
Síguenos en:

Nos preocupamos por su privacidad

Este sitio web utiliza cookies de Google para analizar la navegación, medir el número de visitantes y su comportamiento en el sitio, y ofrecerle anuncios adaptados a sus gustos e intereses, mejorando así la experiencia de uso y nuestros servicios. Consulte nuestra política de cookies para obtener más información.

Si decide pulsar “aceptar” nos está usted otorgando su consentimiento para emplear dichas cookies e indicándonos que comprende la información facilitada.

Aceptar todas las cookies Aceptar sólo cookies analíticas Denegar todas