Síguenos:

El chotis madrileño: un baile con raíces centroeuropeas

Madrid, la ciudad de la cultura y la tradición, tiene en su corazón un baile que llegó de tierras lejanas de Europa Central, el chotis. Este elegante baile agarrado, con raíces en el Schottisch alemán, se convirtió en una parte fundamental de la vida de la capital española durante el siglo XIX. Acompáñanos en este viaje a través del tiempo para descubrir la historia y la evolución del chotis madrileño, que ha perdurado a lo largo de los años y se ha convertido en un ícono cultural de la ciudad.

Redacción - Actualizado: 8/4/2024 18:03
Imagen principal de la noticia

El chotis, un baile con un nombre que deriva del término alemán "Schottisch", que significa "escocés", tiene raíces que se extienden mucho más allá de las fronteras de Madrid. Múltiples variantes del Schottisch se han mantenido en la tradición de diferentes partes del mundo, desde Mongolia hasta América, pasando por Austria, Brasil, Escandinavia, España, Finlandia, Francia, Italia, Reino Unido, México, Paraguay, Portugal, Suiza y Uruguay. Esta danza social centroeuropea, caracterizada por sus movimientos lentos y agarrados, se popularizó en casi toda Europa durante el siglo XIX, y su influencia llegó incluso hasta América.

Sin embargo, el chotis no siempre llevó ese nombre en Madrid. Se cuenta que llegó a la capital española en 1850, y en su primera aparición en la sociedad madrileña, se le conoció como la "polca alemana". La noche del 3 de noviembre de 1850, el Palacio Real fue testigo de la primera presentación de este baile en la ciudad. A partir de ese momento, el chotis se hizo popular y se convirtió en el baile castizo por antonomasia del pueblo de Madrid.

El chotis madrileño se caracteriza por ser un baile en pareja al son de un organillo. Durante el baile, la mujer gira alrededor del hombre, quien, a su vez, realiza movimientos rotativos. Esto ha llevado a la famosa expresión de que "no se necesita más que un ladrillo" para bailarlo, ya que los pasos son relativamente sencillos pero requieren destreza y coordinación.

¿Cómo se baila el chotis?

El chotis es conocido por su sencillez y elegancia. Su particularidad más distintiva es que se baila en el espacio de una baldosa imaginaria. El baile comienza con el hombre parado en este espacio cuadrado, manteniendo un equilibrio sobre las puntas de los pies, mientras la mujer se mueve alrededor de él, agarrada de la mano, lo que permite que él gire en su lugar. Durante este proceso, la mujer avanza dando pasos cruzados o en forma de ocho, tanto hacia adelante como hacia atrás, al ritmo de la música del organillo.

Mientras ella se desplaza y gira, el hombre debe mantenerse dentro del espacio de la "baldosa", desplazándose con pequeños movimientos laterales para ajustar su posición sin salirse del cuadrado imaginario. La clave está en la coordinación y en mantener la vista al frente, concentrándose en seguir el ritmo y los movimientos de la pareja. La música del organillo marca el compás, con la mujer avanzando tres pasos hacia adelante y luego tres pasos hacia atrás para comenzar de nuevo el giro alrededor del hombre.

Para añadir un toque de destreza y estilo personal, los bailarines más hábiles pueden elevar un pie para girar sobre una sola punta o incluso colocar una mano en el bolsillo. Estos gestos no solo añaden elegancia, sino que también reflejan la actitud característica del orgullo castizo, asociado con el chotis.

El chotis del alcalde de Madrid y su esposa

El chotis se ha puesto muy de moda, gracias a José Luis Martínez Almeida y Teresa Urquijo. En su enlace, el alcalde de Madrid y su esposa cambiaron el tradicional vals por el chotis de Agustín Lara.

En las verbenas de Madrid, es común ver a las mujeres ataviadas con mantones de Manila y pañolones, cubriendo la mitad de la cabeza, mientras que los hombres suelen vestir chalecos, pantalones de rayas y la típica gorra pichi. Este atuendo tradicional añade un toque especial a las celebraciones y eventos donde se baila el chotis.

A pesar de sus orígenes centroeuropeos, el chotis ha perdurado a lo largo de los años y se ha convertido en un elemento icónico de la cultura madrileña. Eventos como festivales y concursos de chotis siguen celebrándose en la ciudad, como por ejemplo en los días de las Fiestas de San Isidro, en los que es frecuente; manteniendo viva esta tradición que ha llegado a definir la identidad de Madrid como una ciudad rica en folclore y tradición.

En definitiva, el chotis madrileño es un testimonio de la riqueza cultural de Madrid y su capacidad para adoptar y adaptar elementos de otras culturas. Aunque sus raíces se encuentran en Europa Central, el chotis ha encontrado su hogar en el corazón de la capital española, donde continúa deleitando a locales y visitantes con su elegancia y encanto únicos.

Contenido archivado en:
CulturaTradicionesMadridChotis
Síguenos en:

Nos preocupamos por su privacidad

Este sitio web utiliza cookies de Google para analizar la navegación, medir el número de visitantes y su comportamiento en el sitio, y ofrecerle anuncios adaptados a sus gustos e intereses, mejorando así la experiencia de uso y nuestros servicios. Consulte nuestra política de cookies para obtener más información.

Si decide pulsar “aceptar” nos está usted otorgando su consentimiento para emplear dichas cookies e indicándonos que comprende la información facilitada.

Aceptar todas las cookies Aceptar sólo cookies analíticas Denegar todas